22 ene. 2009

Corrupción entre los grupos de la contrarrevolución cubana


No por conocida, deja de llamar la atención la situación de corrupción e irregularidades que identifican a las organizaciones del llamado exilio cubano radicado en Estados Unidos, ahora colocadas de nuevo en la picota publica tras una investigación del Congreso de aquella nación; situación que llevó a ese cuerpo legislativo a congelar la entrega de los 45 millones de dólares que proyecta el gobierno de George Bush destinar a la contrarrevolución en Cuba.

La decisión congresional se sustenta en los resultados de varias verificaciones ejecutadas que sacaron a la luz actos de corrupción, malversación y uso indebido de los fondos estatales.

A la larga lista de casos de irregularidades, se suma ahora el Grupo de Apoyo a la Democracia en Cuba, dirigido por Frank Fernández Trujillo.

Hace unos meses esa entidad fue detectada cuando fondos destinados a la mal llamada disidencia en la isla, fueron desviados para la compra de juegos de Nintendo y otros artículos, como abrigos de piel, latas con masa de cangrejos, chocolates y otros insumos.

Ahora en un memorando enviado a varios congresistas por Stephen Driesler, subgerente adjunto de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID) a cargo de Asuntos Legislativos y Públicos, se indica que el Grupo de Apoyo a la Democracia, radicado en Miami, volvió a utilizar para fines de lucro, el dinero destinado por el gobierno de Bush para los cipayos en la isla.

Puesta la situación al descubierto, la propia organización contrarrevolucionaria admitió que uno de sus empleados pagó con esos fondos artículos personales por un valor de 11 mil dólares.

A partir de esta realidad, el Congreso decidió congelar el desembolso de los 45 millones asignados para la subversión en Cuba, mientras la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), indicó el inicio de una revisión completa de las organizaciones y el destino de los fondos.

Envuelto ahora en este escándalo, es oportuno recordar que el Grupo de Apoyo a la Democracia en Cuba, dirigido por Frank Fernández Trujillo, fue quien canalizó los 6 millones de dólares donados por el gobierno de Bush para la ejecución en mayo del 2005 del llamado congreso de la disidencia en Cuba, encuentro que tuvo como cabeza visible a la contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque.

En esa fecha, algunos de los propios contrarrevolucionarios que operan en Cuba, denunciaron que la reunión fue un pretexto de sus organizadores para apoderarse de dinero y vivir de eso.

Preocupados por perder parte de la tajada financiera, en el mes de mayo la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) denunció que la mayoría del dinero que Estados Unidos destina a la “libertad de Cuba” se quedaba en Miami y Washington. La propia organización contrarrevolucionaria indicó que en los últimos 10 años, solo el 17 por ciento de los fondos se emplearon en programas de “asistencia” a la “isla” y que el resto del dinero se consumió entre los grupos del exilio.

Hace solo unos meses, otra auditoria demostró que el Centro por una Cuba Libre, que dirige el agente de la CIA, Frank Calzón, fueron malversados 500 mil dólares, asunto que destapo un escándalo que aún resuena en la nación del norte.

Al respecto, Stephen Driesler, subgerente adjunto de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID) dijo en una entrevista. “Sí, estábamos preocupados, cuando tenemos problemas con dos instituciones en un período de seis meses, de un grupo de 11, uno dice: ‘Esperamos que no sea un patrón, pero es mejor investigar y asegurarnos’.

Convertido en una vía rápida para enriquecer más de una cuenta, el barco del negocio de la contrarrevolución hace agua y amenaza con irse a pique, cuando cada día las organizaciones y los personajes de la contrarrevolución radica en Miami o anclada en la isla bajo las ordenes de la Oficina de Intereses de Estados Unidos SINA, quedan al desnudo ante la opinión publica, demostrando que el dinero y no otro incentivo los mueve en su sucio actuar.

rreloj
Disponible en:
http://rreloj.wordpress.com/2008/07/22/corrupcion-entre-la-contrarevolucion-cubana

No hay comentarios:

Publicar un comentario